Agentes especializados en la detección del consumo de drogas y alcohol en Andalucía

CONSUMO DE DROGAS Y ALCOHOL

Uno de los factores que ponen en riesgo la seguridad vial y una de las principales causas de accidentalidad en carretera.

Control rutinario de alcohol y drogas en una calle de Barcelona. / TEJEDERAS

En la Escuela de Seguridad Púlbica de Andalucía, ESPA, organismo dependiente de la Consejería de Justicia e Interior, se están impartiendo ya, a 30 policías de diferentes municipios de la comunidad, la 4ª edición de un curso de formación especializada sobre estupefacientes en materia de tráfico y seguridad vial, y focalizado en la detección del consumo de drogas y alcohol.

La Escuela, que cumple este año su 25 aniversario, ha formado desde su creación en 1987 a más de 130 mil alumnos, impartiendo más de 4 mil acciones formativas sobre drogodependencia, violencia de género, tráfico urbano, criminología o protección a menores, entre un extenso catálogo de materias.

De una manera más eficaz, los agentes estarán cualificados para detectar el consumo de estas sustancias, al margen de los controles habituales. Se han profundizado las jornadas formativas en lo que respecta a los procedimientos de actuación policial en la realización de los controles, como en casos específicos de ilegalidad que se pueden ocasionar como consecuencia de los mismos.

_

35 horas lectivas que incluyen un bloque temático jurídico, otro de medicina legal, un tercero de actuación policial y, por último, un apartado de medios técnicos. Sólo cabe esperar que los agentes formados en estos cursos no tengan que hacer uso de los conocimientos adquiridos, y mucho menos pensar que se van a seguir publicando sucesos ejemplares tan alarmantes como el último del obispo polaco Piotr Jarecki, detenido este fin de semana por tras sufrir un accidente de tránsito.

El religioso de 57 años, que oficia hasta el momento como obispo auxiliar en Varsovia, arrojó una tasa de alcohol de 2,6 gramos por litro de sangre; pidió perdón por su comportamiento tras estrellar su automóvil contra un poste de la luz: “Nunca debería de haber conducido en ese estado”.

El obispo se enfrenta ahora a una pena desde una multa hasta la privación de dos años de libertad. Así que, más vale prevenir, más vale que evitemos la aparición de estos sucesos y que demos ejemplo con nuestro comportamiento. Si vas a beber, deja el coche en casa. #BYEBYECAR

info@taxisostenible.com

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.